A través de sus cenizas:

Desde la arqueologización a la autoetnografía

 Homenaje a Hernán J. Vidal (1957-1998) y presentación de su libro

 

RESUMEN

Hernán Vidal se interrogó sobre las relaciones de poder y los procesos de subalternización producidos por la antropología, a la que refiere como una institución cultural occidental conformada por diversos subcampos entre los cuales se encuentran dos en los que se destacó: la arqueología y la antropología social. Su tesis de maestría —A través de sus cenizas. Imágenes etnográficas e identidad regional en Tierra del Fuego (Argentina) (FLACSO-Ecuador, 1993)— operó como bisagra de un recorrido que lo llevaría a discutir los principios sobre los que se fundó su investigación. La pregunta por lo político lo alejó de la formulación explícitamente científica que reclamaba la Nueva Arqueología y, así, se distanció de los modelos explicativos hipotéticos desarrollados por la ecología de poblaciones. Apelando a la reflexividad llamó la atención sobre la complicidad de los antiguos etnógrafos, de los historiadores locales y de los arqueólogos en la “extinción” discursiva de los indígenas que hizo posible su apropiación —a través de sus fragmentos materiales e, incluso, de sus difuntos— mediante dispositivos de patrimonialización, museologización y arqueologización. Sostuvo que “concentrados en nuestro papel de expertos en pasado prehistórico fuimos incapaces de ver los obvios procesos culturales del presente”. De este modo, partiendo de un conocimiento situado, atravesado por los efectos de la hegemonía y la ideología, cuestionó al sistema de subordinación interétnica que excluyó a los trabajadores migrantes de las narrativas de la historia local, a la institucionalización del conocimiento arqueológico en el aparato estatal y a las teorizaciones desancladas de los casos. Posicionado como un sujeto de su propia etnografía, analizó entonces las relaciones sociales cotidianas, los usos del pasado, las memorias selectivas, las negaciones de la contemporaneidad y las imbricaciones entre ciencia, Estado y nacionalismo y, preguntándose para qué audiencia escribimos, llamó a enfrentar las consecuencias políticas y éticas de nuestras representaciones. En este panel, invitamos a discutir los temas planteados por Vidal hace veinticinco años y a reflexionar sobre su pertinencia en el presente.

Palabras claves: patrimonialización, museologización, arqueologización, subalternización, autoetnografía.

 

COORDINADORES: 

 

Mariela Eva Rodríguez. Investigadora Adjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), en la Sección Etnología del Instituto de Ciencias Antropológicas (ICA), Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Profesora Adjunta de la licenciatura en Ciencias Antropológicas de la UBA. Profesora de la Maestría en Antropología Social y Política de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede Argentina. Correo electrónico: marielaeva@gmail.com

Magdalena Vidal. Estudiante de la Licenciatura en Ciencias Antropológicas, de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad de Buenos Aires (UBA). magusvidal@hotmail.com

Ana Cecilia Gerrard. Becaria doctoral del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC), Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Instituto de Cultura, Sociedad y Estado (ICSE), Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF). Docente- Investigadora ICSE- UNTDF. Correo electrónico: cgerrard@untdf.edu.ar.

Alejandro Haber. Investigador Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET). Profesor Titular de la Universidad Nacional de Catamarca en dicha Universidad. Correo electrónico: afhaber@gmail.com

 

RELATOR O COMENTARISTA DEL SIMPOSIO.

 

Alejandro Haber. CONICET-Universidad de Catamarca, Argentina

 

PONENCIAS

 

01

¿Un giro hacia la etnografía?

Diálogos con Hernán J. Vidal veinte años después

 

Mariela Eva Rodríguez, Investigadora Adjunta del CONICET, Sección Etnología (ICA), UBA

 

“Los antropólogos halfies debemos enfrentar consecuencias políticas y éticas de nuestras representaciones”, sostuvo Hernán Vidal posicionándose en Tierra del Fuego como un actor social que no terminaba de integrarse completamente al “nosotros local”. Señaló que en el caso de las antropólogas y antropólogos que nos encontramos simultáneamente adentro y afuera, la “vigilancia [epistémica] debe ser redoblada”. En un giro que no fue hacia la lingüística o la literatura —tal como impulsaban los debates de los años ochenta inspirados en Writting Culture— sino hacia la etnografía en tanto práctica situada, nos invitó a interrogarnos sobre los contextos políticos y los procesos de subalternización en los que nuestra disciplina produjo sus “objetos” de estudio, sus modelos teóricos y conceptos, sus métodos y técnicas, y sus estándares de legitimación. En este trabajo analizaré diversos puntos de contacto entre la etnografía comprometida que propuso Vidal —a la que no calificó en estos términos— y las investigaciones que he llevado adelante en Santa Cruz; provincia adyacente, en la que los dispositivos que invisibilizaron a los indígenas conjugaron folklorizaciones, arqueologizaciones y extranjerizaciones. A pesar de algunas diferencias entre ambas provincias, los efectos de la amalgama que vincula nacionalismo, clasificaciones etnológicas e historiografía hegemónica local resultan semejantes, tal como queda de manifiesto en el tropo del “último indio” y en la polisemia del término “chilote”, que subsume peyorativa a indistintamente a trabajadores migrantes e indígenas.

 

 02

La cristalización del rostro. Subjetivación e identidad durante el registro de la “buena muerte” entre los indígenas de la Patagonia austral

 

Celina San Martin, Instituto de Arqueología, UBA

 

En este trabajo analizaré el registro de la “buena muerte” de los niños indígenas selk’nam, kawésqar y yagan realizado por el salesiano Maggiorino Borgatello durante el contexto del genocidio indígena —ocurrido en el sur austral de la Patagonia entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX—, para lo cual recurriré a los escritos del sacerdote titulados María Auxiliadora en la Patagonia Meridional y en la Tierra del Fuego (1915) y Florecillas Silvestres Magallánicas (1924). Borgatello narró las muertes de los niños con detalle porque allí se jugaba el sentido de las misiones. Para la iglesia, estos registros tenían una doble función: servían para evidenciar entre los indígenas una pureza moral no corrompida por la civilización y para testimoniar la existencia del cielo y de Dios. A partir de las descripciones de cada infante agonizante, Borgatello construyó rostros que fueron ofrecidos como medio de renovación de la funcionalidad del campo religioso de cara al laicismo moderno. Al ser separables del cuerpo, dichos rostros operan de manera binaria y arborescente. Es decir, crean tanto complementariedades como jerarquías dentro de las relaciones sociales. Exploraré entonces los modos en que el dispositivo misional salesiano construyó rostros como dones intercambiables con la intención de interrumpir y controlar el devenir indígena, y me interrogaré por los efectos de tales intercambios, tanto en la subjetividad indígena como en los procesos de construcción de hegemonía.

 

03

Pequeña historia fueguina: el fin del mundo for export

 

Ana Cecilia Gerrard, Becaria doctoral CONICET-CADIC/ ICSE-UNTDF

 

Hernán Vidal describió los procesos de patrimonialización en Tierra del Fuego a través de una autoetnografía que partía de su trayectoria como arqueólogo y de su vinculación con el Museo Territorial de Ushuaia, hoy “Museo del Fin del Mundo”. A veinte años de su fallecimiento, el escenario ushuaiense ha cambiado cualitativamente, así como también ha cambiado el “mercado de imágenes sobre el pasado” como consecuencia de la ampliación de las alternativas turísticas vinculadas a la historia regional que ofrece la ciudad. A diferencia de los museos en los que se resguarda el patrimonio del Estado, la galería temática “Pequeña historia fueguina” —que lleva el mismo título que la obra escrita por Armando Braun Menéndez (1939)— es una empresa privada donde los visitantes pueden interactuar con esculturas en tamaño real de los “personajes principales de la historia fueguina”, al tiempo que son informados sobre la versión legítima del relato histórico, sustentado en consultorías brindadas por arqueólogos e historiadores de renombre. Dicho relato excluye a los indígenas del presente y los proyecta hacia la prehistoria; “indios hiperreales”, exóticos y salvajes que se habrían extinguido tras la colonización. A través de una descripción del recorrido por la galería, en diálogo con la obra de Hernán Vidal, analizaré la relación entre ciencia, turismo y nacionalismo. Reflexionaré sobre cómo, a pesar del tiempo transcurrido y de los cambios en las modalidades de comercialización y consumo de discursos hegemónicos sobre el pasado del territorio y de los indígenas, su interpretación de los dispositivos de arqueologización y museologización no solo continúa vigente, sino que también nos estimula a quienes hacemos etnografía en la región a formularnos nuevas preguntas y desarrollar abordajes de investigación comprometidos y anclados en la realidad local.

  

 04

Et in Arcadia ego. 

Escena patrimonial y territorialización del fin del mundo

 

Carlos Masotta, Técnico Profesional del CONICET-INAPL, UBA

 

A principios de la década del noventa, el arqueólogo y antropólogo social Hernán Vidal reparó en la importancia de las “retóricas de la desaparición” aplicadas en los usos públicos y hegemónicos del pasado indígena. Así, en sus observaciones etnográficas en la ciudad de Ushuaia (Tierra del Fuego) dio con un tópico central en la construcción discursiva del territorio patagónico que hasta entonces y, a pesar de su contundencia, había operado de forma inadvertida por la antropología. En el presente trabajo se exponen algunas reflexiones sobre esta problemática apoyadas en investigaciones etnográficas propias realizadas una década después en el mismo escenario en el que indagó Vidal, y en otras actuales en el norte patagónico (oeste de la provincia de Río Negro). La gestión patrimonial en Patagonia desarrollada sobre el pasado indígena es promotora de formas de memoria colectiva al mismo tiempo que se despliega como un operador espacial y territorial. Así, el hecho patrimonial se constituye en un singular cronotopo dispuesto a ser especialmente narrado por el ejercicio de prácticas dramáticas. En él, el pasado indígena es dispuesto territorialmente en tanto escena patrimonial (sitio arqueológico, museo, toponimia, texto) que se empeña en renovar la experiencia de un límite absoluto y final.