SERES Y EN-SERES: MATERIALIDADES, VITALIDADES Y ARQUEOLOGÍAS BIÓTICAS EN SUDAMÉRICA

 

Resumen:

Los registros (arqueológicos y etnográficos) de las comunidades con las que trabajamos dan cuenta de vínculos con la ‘naturaleza’ y con los ‘objetos’ que exceden las formas modernas en que los mismos son considerados. “Llevar a serio” estas lógicas ha desencadenado reflexiones teórico-metodológicas deviniendo, por ejemplo, en lo que se definen como “ontografías” y “etnografías multiespecies”. Mientras las “ontografías” apuntan a la necesidad de dar cuenta de las condiciones ontológicas de los discursos nativos, el carácter de ‘multiespecie’ refiere a una disposición metodológica que permite abordar simétricamente a todos los seres que las relaciones –locales, materiales, contextuales- revelen como significativos.

Diversos trabajos sugieren que lo ‘natural’ recorre, estalla y se desdobla fractalmente en referentes poco esperables desde una lógica moderna: casas, sitios arqueológicos o comidas detentan estatutos similares a los de plantas, animales, cerros o vertientes de agua. En este sentido invitamos a pensar una arqueología  plenamente biótica, en contextos arqueológicos fluidos e inestables, chorreantes y conectados como vasos comunicantes ¿Qué ocurre cuando el objeto, ‘la cosa’ no es inerte sino potente, mutable y vital? ¿Cuándo late sobre un fondo inmanente? Este simposio propone pensar desde abordajes arqueológicos vitalistas, simétricos, posthumanistas y fenomenológicos, entre otros, distintas composiciones de la materialidad tanto en ámbitos contemporáneos como pretéritos. Los abordajes antes mencionados no son excluyentes sino que se sugieren dentro de una gama amplia de miradas que abordan ‘lo arqueológico’ y/o ‘lo material’  como algo más que –o definitivamente como algo distinto de- un registro y un referente inerte, diseccionable. Invitamos también a pensar, a partir de registros etnográficos y arqueológicos, referentes empíricos clásicamente identificados como ‘naturales’ explorando tanto sus relaciones con otros referentes ‘no naturales’ (sus ‘desdoblamientos’), como considerando las relaciones, entramados y enredos que los atraviesan y constituyen (sus ‘plegamientos’, como un origami). Finalmente, invitamos también a ensayar nuevas modalidades de presentación que se tornen necesarias para hacer inteligibles ciertos abordajes, como también para poder efectivizar nuevas modalidades de indagación y comprensión de los fenómenos bajo estudio.

Palabras claves:

Naturalezas, objetos, seres, ontografía, multiespecies

 

COORDINADORES: 

 

Bernarda MarconettoUNC-CONICET, Argentina. bernarda.marconetto@gmail.com

Verónica S. LemaCONICET, Argentina. vslema@gmail.com

José Roberto PelliniUFS, Brasil. jrpellini@gmail.com

 

Relator o Comentarista del simposio.

Benjamín Alberti - Framingham State University

 

PONENCIAS

 

Grupo 1 

Il ceramio qui parla, testimonios más allá de la santísima trinidad (estilo, forma y función)

 

01

RÍOS DE AGUA Y DE BRILLO, O CÓMO LOS SERES SE ENTREMEZCLAN EN LA CERÁMICA DE PARITI

 

Juan Villanueva Criales. Museo Nacional de Etnografía y Folklore – Universidad Mayor de San Andrés. E-mail: juan.villanuevacriales@gmail.com

 

La cerámica es el material más diseccionado de los Andes bolivianos, y la de Tiwanaku no es excepción. Ante todo, la forma y decoración de los objetos cerámicos –el “estilo”- ha permitido definir “fronteras sociales” entre sujetos humanos pasados.

Para un arqueólogo, los 400 ceramios de la Isla Pariti, el mayor conjunto de cerámica Tiwanaku documentado, plantean un irresistible impulso clasificatorio. Yo segmenté esta colección en cuatro porciones, para interpretarlas separadamente. En retrospectiva y recordando las dificultades de esta segmentación, haré caso esta vez a los flujos que comunican, caóticamente, a los “segmentos”.

Para hacerlo no me concentro en la forma del “objeto”, sino en lo que de “natural” se despliega sobre él: vegetales, animales, humanos, tal vez astros y muertos. Para evitar seguir clasificando, presento esto narrando dos flujos: el rombo que se desprende de un tazón para hacerse gato, lagarto y llama preñada; tutuma y serpiente, descendiendo por un embudo cerámico a la tierra; y el de la cabeza de hombre, que se envuelve en volutas para volverse águila y pato, pluma animal y vegetal, villca que permite mirar el brillo. Narraré cómo estos dos flujos se encuentran a veces en un rostro de ojos redondos, donde se mezclan colores, animales y sexos.

Al final, la cerámica es un recipiente y mediante ella la comida, la bebida y el aroma fluyen, comunicando seres humanos y no humanos. Al final, puede que comprender la cerámica Tiwanaku sea un asunto de flujos más que de fronteras, entre diferentes seres.

Palabras clave: cerámica, Tiwanaku, flujo, iconografía, ontologías.

 

02

Vasijas antropomorfas, zoomorfas y patrones simétricos en la cultura Diaguita Chilena (900-1536 d.C.): evolución temporal, contexto y algunos postulados sobre su rol social y simbólico

 

Paola González Carvajal. Arqueóloga. Sociedad Chilena de Arqueología. paoglez@gmail.com

 

La cultura diaguita chilena ha aportado un enorme legado de arte visual abstracto y simétrico, de gran belleza y complejidad, que solo en épocas recientes ha revelado parcialmente su significado y función social. En trabajos anteriores (González 1998, 2013, 2016) hemos ahondado en su simbolismo, sistematizado sus patrones simétricos y planteado relaciones con una tradición de arte chamánico de larga data, que aún cuenta con representantes en ciertas culturas particularmente del área amazónica (i.e. pueblo shipibo-conibo). Uno de los elementos que sustentan esta relación es la presencia en su iconografía cerámica de determinados animales, principalmente felinos y serpientes, unido al desarrollo de arte abstracto/simétrico, consumo de alucinógenos y prácticas chamánicas.  Se trata de un universo “altamente transformacional” (sensu Riviére 1994: 256). De acuerdo a Lagrou, en la percepción amazónica “el mundo está compuesto de muchos mundos, y estos mundos diversos son pensados como simultáneos y en contacto, pero no siempre perceptibles. El papel del arte sería entonces, el de comunicar una percepción sintética de esta simultaneidad de diferentes realidades” (Lagrou 2007: 149). Por su parte, Taylor (2008:6) concluye, en relación al rol social del arte abstracto en cosmovisiones amazónicas que “cualquier superficie con motivos geométricos puede evocar subjetividad o personalidad. Incluso las pinturas mismas pueden ser tratadas como personas. Por ejemplo, entre los Jíbaros hay cantos rituales dirigidos directamente a pinturas corporales para pedirles cierto tipo de agencia, acción”. Se trataría de “corporalizaciones” de seres no humanos surgidas de la imaginación visual de los indígenas, una materialización de las imágenes mentales” (Taylor 2008: 13).

Entre los años 2014-2016 hemos realizado un rescate arqueológico de grandes dimensiones en el sitio arqueológico El Olivar, compuesto de áreas funerarias y habitacionales de la cultura Diaguita y Ánimas, considerada como su ancestro cultural. Este sitio se encuentra a 2 km. al norte de la ciudad de La Serena. Se trata de una ocupación prehispánica de 700 años, que ha aportado valiosa información contextual que permite profundizar en aspectos cronológicos y contextuales del arte visual, así como sobre el rol de la alfarería en la cultura Diaguita. Se trata de evidencias pioneras que permiten observar la evolución temporal de esta cultura y el surgimiento y perfeccionamiento de este arte cerámico polícromo. La posibilidad de observar las variaciones temporales en las prácticas mortuorias, arte gráfico y su asociación a actores específicos (hombres, mujeres y niños) nos permite avanzar en la caracterización del rol simbólico y social de la alfarería diaguita. En particular, nos abocaremos al estudio de las vasijas que manifiestan rasgos antropomorfos o zoomorfos y el despliegue de este arte visual simétrico al interior de una comunidad específica.

Palabras claves: Vasijas antropomorfas Diaguita – Vasijas zoomorfas Diaguita - Simetría – contexto- simbolismo- rol social

 

03

“Ante la duda siempre observar a la naturaleza¹, pero, …¿con qué ojos? Caleidoscopio² para mirar el ketru metawe (jarro pato) mapuche”

 

Laura S Ferradas . UBA, MET

 

Las comunidades mapuche y poblaciones anteriores de un lado y otro de la Cordillera de los Andes Australes, mantienen vínculos particularísimos con la naturaleza y los objetos que forman parte de su realidad de vida. Para poder comprender y respetar estos vínculos es necesario aproximarse a las formas de entender y ser en el mundo de  estas comunidades. En el pasado se han intentado estudios analíticos en profundidad desde la perspectiva arqueológica señalando los límites del uso de la etnografía e incorporando otras líneas de investigación como el uso de la etología animal en orden de alumbrar sobre el significado de las aves en las representaciones de la cerámica mapuche. Sin embargo como una serpiente que se come su propia cola, esta aproximación no logra escapar a la lógica de la empresa científica moderna. A partir de un caso de estudio de un tipo particular de “especie cerámica”, el ketru metawe mapuche, se intentará develar nuevas formas de aproximación al conocimiento de los vínculos con la naturaleza y los objetos, sus significados y su relevancia en estas comunidades, teniendo en cuenta la epistemología mapuche y sus tensiones con la epistemología científica arqueológica.   

[1] Premisa epistemológica mapuche

[1] Juego con la idea de giro ontológico y de construcción de conocimiento “a hombros de gigantes”, es decir, a partir de lo ya hecho.

 

04

Entre mortos e batatas: uma proposta cosmopolítica para uma arqueologia dos mundos

 

Débora Leonel Soares. Doutoranda do programa de pós-graduação em arqueologia MAE-USP. debora.lsoares@yahoo.com.br

 

A partir de uma abordagem interdisciplinar entre a arqueologia e a etnografia, esta comunicação pretende refletir sobre a vida e a agência da cerâmica arqueológica andina – com foco na cerâmica ritual Mochica - em tempos pretéritos e em tempos presentes, e como estes diferentes tempos e espaços encontram-se conectados nas práticas dos curanderos da região de Lambayeque (costa norte peruana).

Tal pesquisa coloca-se então enquanto uma proposta cosmopolítica que busca analisar como se dá a coexistência dos diversos universos que permeiam a existência e a vida de entes que, arqueologicamente convencionamos em chamar de “objetos arqueológicos”. Além disso, esperamos mapear momentos e espaços de encontro entre mundos como “conexões parciais” que permitem que a cerâmica arqueológica Mochica seja, ao mesmo tempo, “objeto” (ou “artefato arqueológico” ou ainda “vestígio arqueológico”); artefato Mochica; e Huaco (mediador xamânico nas mesas dos curanderos nortenhos). Vale também destacar que a agência de tais entes/objetos aparece diretamente relacionada ao chamado Hurin Pacha, âmbito da cosmovisão andina relacionado ao “mundo de baixo”, subterrâneo, e que trás à tona noções de passado, ancestralidade, transformação e predação; estas aparentemente expressas em um modo de existência e ação específicos do espaço-tempo Hurin.

No contexto andino, pensar a partir de tais conexões nos coloca a tarefa de explorar a multitemporalidade destes vasos cerâmicos/entes, o que, por sua vez, permite a reflexão, sobre os afetos que podem ocorrer quando, no fazer arqueológico, diferentes mundos se encontram.

Palabras clave: cerâmica andina-xamanismo-cosmopolítica-etnografia arqueológica

 

Grupo 2

Comensalidades que vinculan, o cuando una relación se hace caldo, rezo, pigmento y humo

 

05

El punto de vista de las comidas

 

Francisco Pazzarelli. Instituto de Antropología de Córdoba-CONICET / Universidad Nacional de Córdoba. fpazzarelli@hotmail.com

 

Esta presentación propongo discutir algunas ideas respecto de las relaciones que fabrican y evocan las comidas en los Andes meridionales. Me interesa discutir tres conjuntos de problemas que se encuentran en la literatura específica sobre el tema: por un lado, las comidas como índices nutricionales y en relación funcional-adaptativa respecto de un medio ambiente; por otro lado, las comidas como mediaciones materiales en la fabricación de vínculos sociales específicos; finalmente, la 'agencia' de las comidas en relación a las materias primas de las que se constituyen y de los seres a los que se destinan. Estas miradas serán confrontadas con el análisis de algunas situaciones del pasado y presente culinario de la región del Noroeste Argentino. Ellas sugieren algunas modulaciones diferentes de las perspectivas anteriores -no de sus ‘conclusiones’ sino más bien de sus postulados iniciales: antes que preguntarnos por el 'tipo' de relación específica que una comida inaugura en cada contexto (función, mediación, agencia), deberíamos preguntarnos por el estatuto de ‘la relación’ desde el punto de vista de los agenciamientos que describen aquello que es una "comida". En otras palabras, ¿qué es una relación desde el punto de vista de una comida?

 

06

Siete vasos y siete chacareras en la piel del yaguareté: negociaciones interespecies y prácticas de comensalidad en el noroeste argentino.

 

Patricio Barría, Supay Wasi, Universidad Nacional de Córdoba, patopullayes@gmail.com

Guillermo Gardenal, Supay Wasi, IDACOR-CONICET, Universidad Nacional de Córdoba, guillogardenal@gmail.com

 

En esta oportunidad conversaremos sobre relaciones de comensalidad en Las Sierras de Ancasti- Catamarca en diferentes épocas. Lo que más ha absorbido nuestra atención de aquel territorio son sus antiguas historias grabadas con qellqas (arte rupestre), protagonizadas por felinos antropomorfos (runauturunkus), junto a sus extensos bosques de cebil (Anadenathera Colubrina). El cebil es un árbol maestro de cuyas semillas se prepara una medicina visionaria que ha habilitado una interface  entre la comunidad de los humanos, la comunidad de los ancestros y los “espíritus dueños”. Un ejemplo, tomado de relatos etnohistóricos y etnográficos, cuenta de la alianza de especialistas o machis con el cebil o vilca para mudar su alma del cuerpo humano al cuerpo yaguareté. Transformados en yaguareté o uturunko, los antiguos maestros pedían lluvia (entre otras cosas) dialogando y alimentando a las potencias salvajes.

En otra vuelta del tiempo, corría el mes de octubre del año 2009 y una extensa sequía llegaba a un punto crítico para las familias de ganaderos que habitaban en los bosques de cebil de las sierras de Ancasti. Para remediar esta situación se recurre a una antigua tradición: una pareja de promesantes en nombre de los afectados hacen pagamento a una ancestra relevante. A los tres días presenciamos que comienza a llover y se revierte la sequía.

Invitamos a recorrer el camino por donde los diferentes seres mencionados y en sus contextos particulares, se conectan, enlazan e interpelan a través de las pachas- mundos para administrar su situación y contingencia en relaciones de comensalidad.

Palabras clave: comensalidad, cebil, telesita, uturunku, ancasti

 

07

El plato está caliente (o la exploración de un plato andino)

 

Jesica Carreras, CONICET, Instituto Interdisciplinario Tilcara, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, jesicacarreras@gmail.com

Laura Pey, CONICET, Instituto de Arqueología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, marialaurapey@gmail.com

 

El plato está caliente, nos avisan. La advertencia es fundada, acaban de servir kalapurka en un plato de metal, directamente desde una gran olla que lleva hirviendo ya muchas horas. Es que al maíz hay que ablandarlo, someterlo al calor hasta que pierda su crudeza. La carne de llama, deshilachada en lo que parecen ser miles de hilos que se agrupan y desagrupan con el mover de la cuchara, se distingue en medio de papas, cebollas y maíz, que de tanto hervido han tomado un color y un sabor más bien uniforme, que es la perfecta mezcla de sus individualidades, conformando en esa agrupación una nueva versión de sí mismos. El caldo es la unión de todas las partes. Y, a su vez, de todas las historias, los lugares y las manos que estuvieron entramadas desde el origen de cada papa, llama o cebolla hasta la creación de este plato de comida. En él, los ingredientes ´materiales´ no son los únicos que se condensan, mezclan y transforman. Ese plato, igual a tantos otros y a la vez tan distinto, condensa, mezcla y transforma un universo de significados que remiten tanto al pasado como al presente.

En esta ponencia las autoras proponemos abordar un plato de comida tradicional andina –elaborado por mujeres de la comunidad de Cusi Cusi (Jujuy, Argentina)– a manera de un portal que nos permita viajar en el tiempo y en el espacio, vinculando historias, maneras de hacer y paisajes.

Palabras clave: Cocina andina – Puna argentina – Tradiciones culinarias – Trayectorias de los alimentos – Antropología de la Alimentación

 

08

Pipas del salar de Atacama ¿el humo que transforma?

 

Francisca Gili, Magdalena García, Javier Echeverría, Fernanda Kalazich

 

Esencias animadas que corporeizan objetos transformándolos en sujetos. Sustancias que se transforman dentro de dichos sujetos. Representaciones ambiguas y de transformación que constituyen formalmente dichos objetos. Animadas y dotadas de agencia, las pipas-sahumadoras de la cuenca del Salar de Atacama nos brindan un hilo para entramar la entrada a una ontología indígena. La ausencia de los alcaloides que las vestían de psicodelia setentera, nos han develado las posibilidades hipotéticas que brinda el hollín. Residuo de grandes sesiones de humos hoy vigentes en numerosas ocasiones y festividades de la vida vernácula. Al sur del Salar, en Peine, si  el humo gira y ahuma a todos están contentos; cuando está desordenado hay que cantarle o estar con mejor disposición. Es así como el humo acompaña floreando al ganado, alimentando a la tierra y los cerros, siendo parte fundamental de diversos pagos del ciclo anual, mostrándonos de esta forma una aparente verdad: Necesitamos un correlato de esta práctica en la arqueología. Y es que la K´oa, esencia animada ambigua responsable de nombrar a especies endémicas resinosas que generan humo, es quizá quien hábito estos objetos-sujetos, justificando así su formalidad transformadora. Corporeizando un mito andino de un felino ambiguo que con el mismo nombre, k´oa, voló por los cielos trayendo el trueno y la fertilidad. Es entonces la conjetura de esta ponencia que las pipas en verdad fueron generadas para echar humo, y esta performance del sahumado estaría ligada al uso de la planta k´oa y por ende al mito de fertilidad del k´oa. Las pipas corporalizarían a esta esencia animada, transformadora, cristalizándose así en estos objetos, los que retrotraen esta práctica y todo este marco ontológico al periodo Formativo (2000 AC-300 DC). Combinando las posibilidades teóricas que brinda la perspectiva ontológica, así como el registro etnológico y la aplicación de técnicas arqueométricas para el estudio e identificación de residuos, buscamos seguir este cauce para ver dónde nos puedan llevar estas reflexiones y conjeturas.

 

09

PIGMENTOS Y LA ANIMACIÓN DEL MUNDO: CAZADORES RECOLECTORES EN EL CENTRO NORTE DE CHILE

 

Andrés Troncoso. Proyecto FONDECYT 1150776

Francisca Moya. Proyecto FONDECYT 1150776

 

Los pigmentos han sido tradicionalmente considerados como una materialidad de segundo orden en arqueología, mayormente asociada a procesos productivos y simbolismo. Sin embargo, si uno reconoce el carácter animado de los no-humanos, la aplicación de una mirada relacional nos permite reconocer como estos seres-materias poseen una importante capacidad de animación que genera el despliegue de una serie de prácticas y discursos entre los humanos. Es a partir de lo anterior, que en este trabajo discutimos como los pigmentos se constituyeron en verdaderos actores no humanos que tejieron no sólo un conjunto de prácticas sociales entre los cazadores recolectores del centro norte de Chile durante el Holoceno Tardío, sino que sus capacidades afectivas jugaron un rol central en los procesos de habitación y reproducción social de estas comunidades. En particular, a partir de su aplicación sobre distintos soportes materiales, y especialmente a través del arte rupestre, ellos generaron las condiciones necesarias para la habitabilidad del espacio, pero también para que una serie de otras materias, sujetos y prácticas actuaran en este mundo. En otras palabras, los pigmentos fueron una materia-ser esencial para la constitución de los sujetos y el mundo de los cazadores recolectores del Holoceno Tardío en el centro norte de Chile.

Palabras Clave: Pigmento, Arte Rupestre, Ontologías, Animación, Paisaje

 

Grupo 3

El bosque detrás del árbol, acto segundo: cuando los supuestos mueren de pie

 

10

Lo inestable del paisaje. Algunas reflexiones desde el caso de El Valle de El Bolsón.

(Catamarca, Argentina)

 

Ana S. Meléndez. CONICET, Escuela de Arqueología UNCA. solemelendez@gmail.com

Marcos N. Quesada. CONICET, Escuela de Arqueología UNCA mkesada@yahoo.com.ar

 

El valle de El Bolsón en el departamento Belén, al oeste de la provincia de Catamarca (Argentina), se encuentra ubicado en lo que geomorfológicamente se considera un espacio inestable, observado en dos situación concretas. Por un lado en el aislamiento durante semanas o meses de las poblaciones locales a causa de intensas lluvias que desbordan ríos y cortan caminos. Por otro, la ubicación de uno de sus pueblos, en el extremo sur del área, en una zona considerada de riesgo geológico, por ubicarse emplazado a los pies de laderas factibles de deslizarse y dejar sepultado al pueblo, tema que tuvo amplia repercusión en los medios nacionales durante la década de 1990. Lo común en los dos casos brevemente reseñados aquí es que, las poblaciones locales, si bien, se hicieron eco de la peligrosidad de los eventos planteados por expertos en la materia (Geólogos, sismólogos, ingenieros civiles), mostro históricamente resistencia a las intervenciones estatales sobre ambos casos. En este trabajo, presentaremos algunos de los resultados de nuestras investigaciones sobre la historia ambiental del valle, en las que, en base a las situaciones planteadas, surgieron preguntas clave sobre cómo fueron tejiéndose las relaciones que dieron forma al paisaje en el área de estudio. Durante el desarrollo de las investigaciones además, el desandar los temas paleoambientales en arqueología en general y el lugar de investigación en particular, han llevado a desandar también, diferentes espacios de reflexión sobre el ambiente y las formas en las que éste es vivido y percibido desde diferentes lugares y disciplinas que serán expuestas también, para concentraremos en los modos concretos en los cuales los campesinos del valle de El Bolsón se vincularon al ambiente, y sus transformaciones, a través de la historia.

Palabras Clave: Dinámica ambiental, estabilidad/inestabilidad, lugares de ocupación.

 

11

¿Qué otra cosa es un árbol? Indicios de un conflicto ontológico durante el período colonial

 

Luis E. Mafferra . IANIGLA CTT-CONICET Mendoza, IAE-FFyL-UNCuyo. luismafferra@gmail.com

 

Proponemos construir un problema a partir de una paradoja científica: un conjunto de datos que al mismo tiempo avalan y refutan la existencia de árboles nativos en el Centro Oeste de Argentina, durante el periodo colonial (siglos XVI-XIX). Así, mientras que en los documentos los árboles no están, la evidencia arqueológica y otros datos paleoambientales señalan que si estaban. Esto, se ha interpretado como un ejemplo de la importancia de la cultura y la tecnología para reconocer y aprovechar un elemento del ambiente como recurso. Si bien dicha interpretación jerarquiza a la materialidad como un referente univoco; para la sociedad colonial los árboles efectivamente no estaban. Por lo tanto, si pretendemos comprender realmente estas problemáticas pasadas, debemos abandonar esta referencia y aceptar la existencia de otras materialidades, diferentes a la prevista desde nuestra perspectiva. Pero bien, ¿cómo avanzamos? tal vez pensando que los árboles, más que una cosa determinada, es decir: plantas, leñosas y de tal o cual altura, fueron conceptualizados en base a fenómenos, que comprendemos como asociaciones de escala y carácter diverso. Para eso, analizamos datos que nos permiten reconstruir estos ensambles y que recortamos en torno a experiencias; tales como la comida, el fuego, la sombra o la madera, entre otras. Así, para comprender porque no había árboles para alguno de nuestros actores, proponemos volver al comienzo y preguntarnos más simplemente ¿qué era un árbol?, o más bien, ¿qué otra cosa era un árbol?

Palabras Clave: Plantas, Experiencias, Paleoetnobotánica, Arqueología, Antropología histórica.

 

12

Tallando cenizas. Objetos de arte para resignificar la muerte del monte calamuchitano.

 

Maia Di Lello. Instituto de Antropología de Córdoba-CONICET, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. maiadilellopuebla@gmail.com

 

Árboles quemados parcialmente, así como huesos de animales devorados por el fuego fueron elegidos y recogidos de diversos espacios de las sierras con la finalidad de convertirlos en objetos de arte. Qué se puede rescatar de semejante daño al medio ambiente es lo que moviliza la obra de “Piper” Martínez, escultor y docente del Valle de Calamuchita (Córdoba, Argentina).

Habiendo sido testigo directo (y combatiente) de incendios forestales en varias ocasiones, considera que el fuego va matando a todos los seres vivos que encuentra a su paso, modificando además las condiciones de existencia de aquellos seres que logran salvarse. En dicho contexto, las maderas carbonizadas de los árboles afectados por el fuego forestal, luego de la intervención del artista, continúan en una dinámica de vida representando a otros seres perturbados por los incendios, como diversas especies de animales, o el “corazón”¹ de los árboles. Deviniendo objetos de arte, las piezas portan un mensaje que cristaliza de diferentes formas en sus receptores, que en muchos casos excede los planteados inicialmente por el autor. Tejiendo redes, las obras trazan sus propias trayectorias.

El presente trabajo indaga en cómo estos objetos de arte son percibidos por los espectadores alrededor de la dualidad vivo/muerto planteada por “Piper” Martínez, distinguiendo si la misma se establece en las reflexiones de los observadores o si se plantean otras apreciaciones de las obras.

[1]“Corazón quemado” es una de las obras que representa el centro del árbol alcanzado por el fuego.

Palabras clave: madera; arte; vida; muerte.

 

13

De vírgenes y algarrobos

 

Cecilia Argañaraz. (IDACOR, CONICET- UNC)

 

Este trabajo intentará explorar los encuentros y desencuentros entre dos entidades no humanas de gran importancia histórica y actual. Ambas tuvieron fuerte protagonismo durante el proceso de conquista y colonización del actual territorio argentino: mientras las Vírgenes cristianas eran patronas de los conquistadores en batalla y ofrecían su protección a las ciudades y asentamientos españoles, los algarrobos formaron parte de una red de movimientos, materialidades y espacios asociados a un mundo indígena indómito y resistente a la colonización.

Sin embargo, el lugar de los algarrobos se transforma hacia el siglo XVIII, cuando se comienza a tejer un fuerte vínculo entre estos árboles y distintas divinidades cristianas. Vírgenes, cristos y santos comienzan a “aparecerse” y a “quedarse” en los algarrobos, fenómeno del cual La Virgen del Valle de Catamarca y el Señor de Mailín de Santiago del Estero son buenos ejemplos. En este contexto, vírgenes y algarrobos transforman sus modos de accionar y sus vínculos con los humanos y espacios que los rodean, convirtiéndose en protagonistas de una geografía específica del territorio que ocupan y de su gente. Por otra parte, el algarrobo como madera ampliamente utilizada en la talla de imágenes sagradas podría ofrecer otra línea para explorar la agencia combinada de estos dos seres hasta el presente.

Palabras clave: Algarrobos – Vírgenes – Colonización – Noroeste argentino

 

Grupo 4

Andes Sur y después ¿ya nunca lo veremos como lo vimos? (milonguita también conocida como la paradoja de la reina roja desnuda)

 

14

ETNOARQUEOLOGIA DE LAS COSTUMBRES:

EL POTENCIAL DE LAS INSTALACIONES RITUALES PARA LA EXPLORACION ONTOGRAFICA

 

Axel E. Nielsen. CONICET – Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. axelnielsen@gmail.com

 

En el discurso arqueológico, la categoría rito tiende a recoger todo aquello que en la práctica de otros pueblos resulta incomprensible desde la razón utilitaria de la Modernidad. Si la restricción de la agencia y la vida social al dominio humano es uno de los pilares de la ontología naturalista, no es sorprendente, entonces, que el concepto de rito se refiera principalmente a la multitud de formas en que otros pueblos atribuyeron agencia y socialidad a entidades no humanas. Los pastores del sur andino (llameros) utilizan actualmente el término costumbre para aludir a este tipo de acciones. Costumbre es también una categoría exógena, que no designa un fenómeno o ámbito de la realidad distinto en términos de su propia comprensión del mundo, pero a diferencia del concepto de rito, que exotiza sus acciones o las descalifica como irracionales, reivindica su derecho a la diferencia ontológica en términos de hábitos compartidos y transmitidos por generaciones.

Como sucede con las relaciones entre seres humanos, las interacciones con personas no-humanas cobran especial densidad en ciertos lugares y momentos, contextos en los que las referencias a la identidad, cualidades y poderes de distintos interlocutores se tornan particularmente explícitas o visibles, incluyendo a menudo  dispositivos materiales (arquitectura, iconografía, artefactos, etc.) destinados a facilitar la comunicación y las transacciones entre personas de diversas especies. Los llameros se refieren a ellos como lugares de costumbre. En este trabajo se argumenta que el análisis pragmatológico y semiótico de estas instalaciones rituales es una vía fértil para explorar los mundos sociales en los que participaron (o participan) otros pueblos. Para ello se analiza la celebración de Espíritu, en la que cada año los pastores de Cerrillos (Sud Lípez, Potosí, Bolivia) renuevan sus contratos con las principales agencias no humanas que rigen su destino. El énfasis recae en las distintas instalaciones donde se realiza (casa del alférez, precumbre y cumbres de Tres Cerrillos), discutiendo las posibilidades que ofrece su análisis para identificar arqueológicamente las agencias que se interpelan a lo largo de la costumbre y definir algunas de sus características.

 

15

Entre Salamancas y Casas de Piedra. Arqueología, Saberes y Prácticas Locales en torno a las Cuevas con Pinturas de la Sierras de El Alto-Ancasti (Noroeste de Argentina)

 

Marcos Román Gastaldi. IDACOR-CONICET, Museo de Antropología de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba. mrgastaldi@gmail.com

Lucas Gheco. CITCa-CONICET, Escuela de Arqueología, Universidad Nacional de Catamarca. gheco@hotmail.com

Marcos Quesada. CITCa-CONICET, Escuela de Arqueología, Universidad Nacional de Catamarca. mkesada@yahoo.com.ar

 

En la Sierra de El Alto-Ancasti (Catamarca, Argentina,) se han identificado hasta el momento unos 100 sitios arqueológicos con arte rupestre. La mayoría de estas localidades se componen de una o varias cuevas que poseen pinturas rupestres, en algunos casos hasta 38 abrigos pétreos en una misma localidad.  Localmente estos lugares son denominados con varios nombres genéricos: casas de piedra, casas con pinturas, cuevas con pinturas y, en algunos casos, salamancas. En la historia local, las Salamancas conforman espacios peligrosos y temidos, en tanto es donde se realizan pactos con el diablo, pero también son fuentes de poder, inspiración y sabiduría. En este trabajo nos interesa caracterizar las cuevas con arte rupestre que localmente se las denomina como salamancas: ¿Qué cuevas son las que se designan de ese modo? ¿Qué las define como tales? ¿Cómo son sus historias? ¿Cuál es la relación del arte rupestre con dicha conceptualización? ¿Qué características tienen estas pinturas? Para intentar responder estas preguntas tomamos una perspectiva metodológica más simétrica, que señala que para comprender mundos sociales otros debemos tornar serio el pensamiento del otro. Por lo tanto, en esta ponencia conjuraremos y tensionaremos los conceptos generados sobre estos espacios por la historia o etnohistoria regional, las perspectivas de los pobladores actuales y la mirada de la arqueología.

Palabras claves: Salamancas, Arte Rupestre, Arqueología, Perspectiva local y Andes meridionales

 

16

Acerca de las relaciones entre pumas, llamas y pastores puneños (Jujuy – Argentina)

 

Carolina Rivet. CONICET, IIT-FFyL, UBA

 

En Coranzulí (Puna de la Prov. de Jujuy), al igual que en muchos lugares de los Andes, los pastores cazan a los pumas aduciendo, en principio, el peligro que estos conllevan para la hacienda. Sin embargo, hemos podido observar diferentes prácticas en torno a dicho animal que vuelven un poco más complejo el asunto: desde la manera en que se relaciona el pastor con el puma al encontrarse de noche y al acecho, hasta su caza y el sofisticado tratamiento que se le brinda para embalsamarlo y colgarlo de las cumbreras en los techos de los domicilios en el campo. El hecho de estar rellenos de lana de llama y presentar atributos propios de la hacienda, como chimpus, flores y pecheras, nos expone a pensar en las relaciones que se entretejen entre estos animales. A su vez, los pumas son integrados a las sociabilidades familiares al participar activamente de la vida cotidiana de los pastores con agencias propiciatorias que involucran la suerte, es decir la capacidad de multiplico, fertilidad y protección no sólo del ganado sino también del grupo familiar.

 

17

Des-andando las metodologías: reflexiones sobre la arqueología de la agricultura en las serranías de Ambato y Ancasti (Catamarca, Argentina)

 

Zuccarelli Verónica. Centro de Investigaciones y Transferencia de Catamarca (CITCA) – CONICET, Escuela de Arqueología, Universidad Nacional de Catamarca. Prado 366 (CP 4700)  Correo: veronicazuccarelli@gmail.com

Rodríguez Oviedo Melisa. IDACOR, Museo de Antropología, Universidad Nacional de Córdoba. Hipólito Yrigoyen 174 (CP 5000), Córdoba, Argentina. Correo: melisa.roviedo@gmail.com

 

Las disciplinas no solamente definen lo permitido, sobre todas las cosas delinean lo prohibido dentro del campo del conocimiento. Las rupturas que delimita la episteme moderno colonial, entre, pasado –presente, cuerpo-mente, sujeto-objetos, naturaleza-cultura, nos reduce las múltiples formas de relaciones que puedan darse a una única posibilidad, la occidental-cientificista.

Este trabajo propone tender puentes entre el relato arqueológico y el de los habitantes actuales en ambas laderas de las serranías de Ambato y Ancasti, donde las poblaciones siguen re-utilizando (y re-significando)  estos paisajes y beneficiándose de las tecnologías prehispánicas respecto al manejo del agua y la preservación y creación de suelos fértiles en una variedad de eco-regiones. En algunos casos estas prácticas aparecen mucho más explícitas, como en Ambato donde se mantienen activos los canales arqueológicos o estructuras agrícolas que son utilizadas como cimiento de casas actuales, entre otros. En Ancasti, por el contrario, los modos de hacer las cosas en relación a las tecnologías productivas prehispánicas parecen indicar una discontinuidad respecto a algunas prácticas.

La propuesta es ensayar la representación gráfica de estas relaciones, a través de la elaboración de mapas alternativos, que nos permitan dialogar con la plasticidad de las formas de habitar y ver el mundo. En esta ocasión nos centraremos en cómo se construyeron/construyen las relaciones locales con las estructuras productivas y de riego en el Valle de Ambato y en la Sierra de El Alto-Ancasti,  integrando e interrelacionando la multiplicidad de relatos que convergen estos paisajes y a la vez tienen el potencial de enriquecer el relato arqueológico. Para ello se llevaron a cabo varias entrevistas de orden etnográfico con el fin de explorar la relevancia y el significado contemporáneo de los materiales y prácticas del pasado para los pobladores locales, a través de la  descripción densa de sus prácticas y discursos, así como la reflexión sobre el propio.

Palabras Claves: metodología, mapas alternativos, Valle de Ambato, Sierra de Ancasti.

 

18

Desde el lugar de las huayatas. Sobre la multidimensionalidad de un sitio agrícola andino

 

Laura Pey, CONICET, Instituto de Arqueología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, marialaurapey@gmail.com

 

En la puna de Jujuy (Argentina), en las inmediaciones del pueblo Cusi Cusi, existe un lugar cubierto de andenes de cultivo llamado Huayatayoc. Dicen que en otros tiempos fue un antigal, también dicen que allí cultivaron los abuelos y que, más tarde –debido a la falta de gente para trabajarlo– ha quedado en desuso. Sin embargo, el verde de su vega –alimentada por una serie de reservorios y canales que se han conservado– atrae a llamas y huayatas para beber y alimentarse; y a mí, como arqueóloga, me invita a indagar otros caminos, a hacerme otras preguntas.

Inicialmente, emprendí el estudio del paisaje agrícola de la zona desde una mirada geofísica. Desde aquel punto de vista, el suelo y la geomorfología son considerados recursos con variables bien medibles y cuantificables, ideales para generar modelos locacionales mediante Sistemas de Información Geográfica.  Según mi modelo, este sitio se emplaza en un sector óptimo –en términos puramente físicos– para el cultivo de vegetales nativos. No obstante, a medida que lo fui recorriendo y explorando –desde la materialidad de sus muros hasta en el relato de quienes forman parte de su historia– Huayatayoc comenzó a presentarse como una entidad viva, dinámica y potente, portadora de una biografía única que enlaza no solo múltiples temporalidades sino también una gran diversidad de agentes humanos y no-humanos. En este punto, la lógica productivista no alcanza para entender aquel complejo entramado de relaciones. Por ello, en esta ocasión, me propongo explorar las posibilidades interpretativas que pueden brindarme otras lógicas y formas de estar y ser en el mundo andino.

Palabras clave: Agricultura andina – Perspectivas teóricas – Paisaje agrícola – Puna de Jujuy – Crianza mutua

 

19

De todas las partes que el mundo tiene’: composiciones afectivas en los Andes Centro-Sur

 

Verónica S. Lema. CONICET, Argentina

 

Hace frío y el aire se siente gélido sobre el rostro. Con poco aire en los pulmones y las piernas prendidas fuego se llega a la cima de una altiplanicie que roza los 5000 metros sobre el nivel del mar. Las montañas nevadas y las cochas que la vista recorre resultan abrumadoras; pequeñas apachetas son testigo de numerosas visitas a esa cima que poco parece decir de cara también al suave paso de los camiones por la ruta llevando en sus entrañas entrañas de otros cerros. El frio apremia, el trago pasa limpio y sin roce, aprieto los brazos a mi alrededor para amainar el temblor involuntario que me va gobernando y hundo automáticamente el rostro en la bufanda tumbando la frente al suelo. Enfoco y desenfoco la vista hasta confirmar que lo que estoy viendo son trozos de una estrella de mar…no, no es un fósil, está seca y amarilla. Amplio el campo visual y veo un wairuru, otro, una cinta, muchas cintas de colores, restos de una vasija nuevísima, fragmentos de botellas, una insignia ignota, un mastuerzo-lloque. “Un pago al cerro” dice una voz a mi lado que se va terminándose lo último que queda de pisco.  “Una estrella de mar a 5000 metros sobre el nivel del mismo” pienso mientras voy bajando hacia el micro y recuerdo los paquetes, bandejas y agregados de diverso origen que venden y he comprado en los mercados locales. “Para limpia”, “para pago” “para contra” “¿usté qué es lo que anda buscando?” y yo sin saberlo bien, voy comprando. Esos paquetes donde una estrella de mar, un wairuro, un lloque y una semilla de cebil guardan un sentido de continuidad inquebrantable me lleva a pensar en otro paquete, funerario y antiguo, de un esqueleto cuyo sexo no se termina de definir, como un ángel grácil.  Un entierro de más de tres mil años donde parecen convergir todos los animales de todos los ambientes, de todas las partes que el mundo tiene, junto a una disposición de otros en-seres que parecen girar alrededor del cuerpo de un supuesto chaman, como si este último fuera el desagote del mundo.

Esta presentación brindará una reflexión sobre cómo se componen micro cosmos afectivos para subvertir órdenes del mundo, cuando parece ser necesario que ciertos territorios –geográficos, corporales- se compongan, sostengan y ‘sean’ a contrapelo de eso que parece ser lo dado.

 

Grupo 5  

Recalculando: reflexiones díscolas, edición facsimilar de La elegancia del uróboros

 

20

La constitución de lo natural en las plantas en el centro oeste argentino: un esgrafiado sobre infinitos bocetos de realidad.

 

Laura Besio y Luis Mafferra. IANIGLA-CCT-CONICET Mendoza. besiolaura@gmail.com; luismafferra@gmail.com

 

La modernidad nos ofrece una realidad acabada y finita, un mundo en el que cada cosa tiene un orden y cualidad instituida. En el campo, sin embargo, las relaciones sensibles existiendo entre la gente y el ambiente resisten interpretaciones de este tipo. Allí, también nuestra experiencia como investigadores desborda al vivenciar la desarticulación de nuestras certezas. Observar la obsolescencia de la estabilidad pretendida en nuestra perspectiva nos lleva a indagar sobre su proceso de constitución. Puntualmente, proponemos rastrear el camino en el que se apuntalaron algunos referentes empíricos, especialmente vegetales, que se revelan significativos en nuestros contextos de análisis etnográficos y arqueológicos, ubicados al norte de la provincia de Mendoza, Argentina. Buscamos analizar cómo durante los últimos siglos la labor científica llevó adelante un proceso de traducción (sensu Latour) del cual no nos interesa su resultado, sino más bien sus despojos: los sentidos y experiencias que fueron relegados durante su desarrollo. Así, rastreamos indicios en las palabras sueltas adheridas en muestras de herbario, en registros botánicos de campo, observamos también documentos de arte, literarios y de tradición. Proponemos un proceso de indagación de carácter reflexivo sobre los vestigios que describen, en tonos a veces sutiles y a veces marcadamente grotescos, la distancia entre la experiencia y la constitución de la perspectiva moderna en nuestra región. En este camino, la metáfora del esgrafiado será útil para comprender que todo lo encubierto a título de naturaleza, no logró evitar que broten los colores y matices que dan forma a la experiencia.

Palabras clave: Experiencias, Ambiente, Historia ambiental, Modernidad, Paleoetnobotánica.

 

21

Sobre María A. y María E. de paseo por un cementerio

(hacceidades deleuzianas en campo)

 

Mackinson, María E. Maestría en Antropología, Universidad Nacional de Córdoba

 

Vivem em nós inúmeros; 
Se penso ou sinto, ignoro
Quem é que pensa ou sente. 
Sou somente o lugar
Onde se sente ou pensa.

Así empieza un poema de Pessoa que piensa que siente, o siente que piensa. Viven en nosotros innúmeros: transinfinidades, multiplicidades, paisajes, cuerpos, lugares, haecceidades. Si el acto de percepción es la creación de eso que está allí, ¿cuándo este movimiento se dislocó a punto tal de esquivar a objetos supuestos inertes? ¿Quién me dice que eso no siente? Regulaciones estéticas, estéticas de nuestros sentidos, la x nietzscheana aparece adentro de una tumba en el cementerio que recorro yo.

Solamente un lugar donde se siente o piensa, un lugar que – como cuerpo – recorre latitudes y longitudes, que se estira y entrama con otros como aquellas líneas de los primeros trazos chinos. Debería tener un pincel para hablarle de esto, pero soy un lugar, una cosa más.

La presente ponencia se propone indagar qué soy cuando soy un lugar, qué rol ocupa esta cosa a la que llamo cuerpo cuando se entreteje entre otros en una afección común, y que son los otros cuando no respiran pero sin embargo no están inanimados. Un paseo dentro de un cementerio se propone desandar, con María A. haciéndonos de guía por este lugar que es nuestra materia allí y el allí en ella. Jugarle al muerto qui parla, sacarse la lotería biopolítica.

Palabras claves: haecceidad – afección – lugar – cosa – biopolítica.

 

22

Delírios de uma Madrugada. Ontologias em choque.

 

José Roberto Pellini. Departamento de Arqueología, UNMG, Brasil

 

Janeiro de 2015. Egito. Finalmente depois de quase um mês de muitas conversas apresentei ao governo egípcio a proposta para a criação da primeira missão arqueológica brasileira. Com o projeto entregue, meu corpo se rendeu e toda a tensão se transformou em uma gripe acompanhada de febre alta. De madrugada sonhos e delírios. Um garoto me aparecia e dizia para eu não me preocupar pois o projeto seria aprovado desde que tínhamos sua aprovação para entrar na tumba. O sonho era muito intenso. O que teria sido aquilo? Meu pensamento racionalista me dizia que era apenas a febre falando. Mas para os islâmicos bem poderia ter sido um gênio que veio conversar comigo. Embora nós no ocidente sejamos ensinados a não acreditar em gênios e seres espirituais, no mundo islâmico estas entidades sempre foram tidas como reais e essenciais na experiência material cotidiana. Embora os seres espirituais tenham um papel central no dia a dia do mundo islâmico, recentemente esta crença tem sido colocada à prova pela chegada de um pensamento racionalista vindo do mundo ocidental. Neste contexto pretendo discutir o choque entre estas duas ontologias cujo embate tem resultado na total objetivação dos seres espirituais no mundo islâmico.

 

23

Perdida y con una flor. Algunas reflexiones teórico-metodológicas de una arqueobotánica en el Egipto faraónico.

 

María Bernarda Marconetto. IDACOR, CONICET – UNC, Argentina

 

Perdida y con una flor, refiere a la experiencia de integrarme a un equipo de investigación que lleva adelante sus trabajos en una tumba de la XVIII Dinastía en la Necrópolis Tebana de Luxor. Egipto es el único territorio que ha merecido su propio y particular logos. La Egiptología, inmensa trama de una arqueología que lleva siglos, de discursos ya dichos, de interpretaciones sólidas (o solidificadas). Millones de jeroglíficos que no sé leer, cuentan una historia traducida (y seguramente traicionada) que puebla las bibliotecas de los centros académicos del Norte. Las misiones internacionales tienen casa propia en estas tierras. No hablo árabe, extranjera y extraña en todos los sentidos. Niños que me sonríen y me sacan fotos, me enseñan a contar. El material con el que trabajamos me es desconocido, las imágenes en las paredes de las tumbas, fantásticas y diferentes a todo lo que he palpado en mi vida profesional. Cada gesto técnico que hago es supervisado por Mahmod, sí, se trabaja bajo la supervisión de un inspector del Servicio de Antigüedades.

Isabelle Stengers tomó prestado de Deleuze el personaje conceptual del Idiota. Entre los griegos, el idiota es el que no habla griego, no habla el idioma. El idiota es el que ralentiza al resto, el que se resiste a la manera en que se presenta la situación o las urgencias que movilizan el pensamiento y la acción.  Sabemos que hay saberes, pero el idiota exige que no nos precipitemos, que no nos sintamos autorizados a pensar que disponemos del significado de lo que sabemos. Me he convertido en idiota, y eso creo, es metodológicamente una gran oportunidad, y además tengo una flor.

Palabras Clave: Egipto, loto azul, desconocimiento, arqueología, tramas.