Pukaras, Castros, Hillforts, Pa: Un acercamiento entre las tradiciones arqueológicas vinculadas a los asentamientos fortificados de comunidades agro-pastoriles» (TAAS 2018, Ibarra, Ecuador

 

Resumen:

Durante décadas, arqueólogos, antropólogos e historiadores han reconocido cómo diferentes grupos sociales adoptaron de forma independiente rasgos culturales semejantes en distintas zonas del planeta, cronologías y contextos históricos variados, ante condiciones geográficas y ambientales diversas. Estas situaciones abren escenarios propicios para los estudios comparativos. Planteamientos de este tipo enriquecerían especialmente la mirada teórico-metodológica en las arqueologías de diferentes áreas geográficas. Sin embargo, tales aproximaciones no son tan frecuentes como cabría esperar. El positivismo imperante en la arqueología actual o el aislamiento a escala continental, estatal, o incluso regional de las diferentes tradiciones arqueológicas explican el limitado alcance de estos enfoques.

Con esta sesión pretendemos abrir nuevos escenarios para el debate que generen sinergias entre diferentes tradiciones arqueológicas. Como punto común para la reflexión, tomamos los asentamientos fortificados que diferentes comunidades agrícolas o agro-pastoriles generaron en diversos momentos históricos en zonas alejadas del globo. Nos referimos, entre otros ejemplos, a las pukaras preincaicas del sector centro-sur andino, los castros prerromanos de la península ibérica, los pa de los grupos indígenas de Nueva Zelanda o los hillforts de la Edad del Hierro en la Europa atlántica. Estos asentamientos comparten rasgos que facilitan reflexiones convergentes. Por ello, buscamos favorecer reflexiones comparativas que discutan aspectos como la monumentalidad de estos sitios y su encaje en el paisaje, las implicaciones de esta forma de poblamiento en las formas de organización social, la concepción del conflicto y la fortificación en relación con otros atributos como el ceremonial, el influjo colonial ejercido sobre estos grupos desde sociedades estatales vecinas, las conexiones entre los asentamientos y los espacios agrarios y pastoriles, o la vertiente patrimonial de estos sitios en el presente, con especial atención al papel de las comunidades locales y los arqueólogos en la gestión de estos sitios. Animamos para ello a la participación de colegas que presenten estudios de caso sobre este tipo de yacimientos con perspectivas teórico-metodológicas que contribuyan a tender puentes entre diferentes tradiciones arqueológicas.

Palabras claves:

Asentamientos fortificados; sociedades agro-pastoriles; arqueología del paisaje; arqueología y comunidades; estudios comparativos en Arqueología.

 

COORDINADORES: 

David González-Álvarez. Investigador postdoctoral, Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), CSIC, Santiago de Compostela (España); Visiting Research Fellow, Department of Archaeology, Durham University (Reino Unido). E-mail: david.gonzalez-alvarez@incipit.csic.es

 Juan Villanueva Criales. Arqueólogo UMSA (La Paz, Bolivia), Doctor en Antropología, UCN-UTA (Arica, Chile); Jefe de la unidad de Investigación MUSEF (La Paz, Bolivia) y Docente Carrera de Arqueología UMSA (La Paz, Bolivia). E-mail: juan.villanuevacriales@gmail.com

Relator o Comentarista del simposio.

Axel Nielsen, (CONICET, Argentina)

 

PONENCIAS

 

01

¿Sitios fortificados? Un acercamiento a los asentamientos pacajes en la región de Jesús de Machaca

 

Salvador Arano Romero. CONICET-Instituto Interdisciplinario de Tilcara, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires (Argentina). salaranoromero@gmail.com

 

La región de Jesús de Machaca se caracteriza, de acuerdo a datos etnohistóricos, por la cercanía que presenta con relación a Caquiaviri, capital de los Pacajes, y por su situación geográfica cómo límite fronterizo en el sector Urqu con los Lupaca. Estos aspectos harían a Jesús de Machaca como un sector ideal para el establecimiento de sitios fortificados y defensivos, tomando en cuenta la situación social que se vivía durante el 1100 al 1470 d.C., con la desestabilización de Tiwanaku y las constantes guerras por la territorialidad entre los diferentes grupos locales. Sin embargo, en el registro arqueológico, no se cuentan con datos sobre este tipo de asentamientos, tomando en cuenta los parámetros de definición clásicos de una Pukara. Es entonces que nos lleva a replantear posibles escenarios en los cuales se desenvolvía la sociedad Pacajes en esta región, los cuales no abordarían, como foco principal, el tema de la guerra, y se abocarían a relaciones indirectas, sin dejar de lado las posibles tensiones generadas. En el presente trabajo trataremos de abordar diferentes hipótesis para la ausencia de Pukaras (en términos bélicos) en Jesús de Machaca, algo que nos llevaría a reflexionar sobre la interacción social de los diferentes grupos humanos durante el Intermedio Tardío.

 

02

El Trigal y los Asentamientos Fortificados en la Cuenca de Nasca (c. 800-100 cal ANE, Costa Sur del Perú)»

 

Pedro V. Castro-Martinez. Departamento de Prehistoria, Universitat Autònoma de Barcelona (España). Pedro.Castro@uab.cat

Trinidad Escoriza-Mateu. Departamento de Geografía, Historia y Humanidades, Universidad de Almería (España). tescoriz@ual.es

Andrea K. González-Ramírez. Departamento de Antropología, Universidad de Chile (Chile). andre.gonzalez.ramirez@gmail.com

María D. Guerrero Perales. Departamento de Prehistoria, Universitat Autònoma de Barcelona (España). mdgperales@gmail.com

Samy L. Irazabal Valencia. Arqueólogo Titulado de la Escuela de Arqueología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima (Perú). akakorr@gmail.com

Alejandro Penagos Cabestany. Departamento de Prehistoria, Universitat Autònoma de Barcelona (España). alexcabestany@gmail.com

Arturo A. Sáez Sepúlveda. Departamento de Biología, Universitat de Barcelona (España).  arturosaezrex@gmail.com

Víctor F. Salazar Ibáñez. Arqueólogo Titulado de la Escuela de Arqueología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima (Perú). Vicsal@gmail.com

 

Las primeras evidencias sobre arquitectura defensiva en la cuenca de Nasca corresponden a una serie de asentamientos ubicados en el valle del río Aja, con cronologías del primer milenio antes de nuestra era. La información más detallada procede del yacimiento de Cerro de El Trigal (Orcona, Nasca, Ica, Perú), donde nuestro equipo de investigación viene realizando trabajos arqueológicos con excavaciones en extensión desde el año 2005. Se trata de un emplazamiento donde se suceden dos asentamientos entre c. 800-700 y c. 150-100 cal ANE. En las dos fases existió una organización económico-política gestionada desde edificios singulares localizados en la cima del cerro, encuadrada en una formación social basada en lo que hemos denominado centralidad comunitaria. Esta organización es coherente con un sistema defensivo comunitario. El emplazamiento en el cerro fue defendido mediante un sistema de fortificaciones, de las que hemos documentado hasta ahora el denominado Bastión Sudeste, conformado por cuatro líneas de murallas y terrazas defensivas. La única evidencia de materialidad social en los espacios de este complejo defensivo corresponde a la propia práctica defensiva de la comunidad, con miles de proyectiles de honda, dispuestos en apilamientos y depósitos junto a las murallas de las terrazas superiores. Como en otros casos conocidos, estos asentamientos fortificados fueron desalojados cuando se implantó en la comarca el control territorial por parte de un estado emergente, con centro en la ciudad de Cahuachi, a partir de c. 150-100 cal ANE. Nuestras investigaciones están enmarcadas en el “Proyecto La Puntilla”, financiado por la Fundación PALARQ, el MINECO (HAR2013-44276-P) y el programa de “Proyectos Arqueológicos en el Exterior” del IPCE (MECD).

 

03

Construyendo identidad: una mirada antropológica sobre las fortificaciones protohistóricas de la Galia oriental

 

Manuel Fernández-Götz. Reader in Archaeology, School of History, Classics and Archaeology, University of Edinburgh (Reino Unido). M.Fernandez-Gotz@ed.ac.uk

 

La construcción de yacimientos fortificados es uno de los rasgos más característicos de la Protohistoria de la Galia oriental. Desde la Primera Edad del Hierro hasta la conquista romana por Julio César, las comunidades protohistóricas de esta región erigieron núcleos fortificados de tamaño y características muy variadas. Desde pequeños castros de poco más de 1 hectárea hasta enormes oppida que pueden calificarse como urbanos, el denominador común es haber constituido puntos neurálgicos de referencia para las poblaciones del entorno. Entre las múltiples funciones de dichos yacimientos se encuentra el actuar como enclaves para la celebración de asambleas políticas, rituales religiosos, sitios de refugio en caso de conflicto o lugares de mercado. En el marco de la presente comunicación se ofrece una lectura inspirada en trabajos de autores como Clastres, Bourdieu y Foucault, que permiten entender los mecanismos de poder articulados y generados a partir de los lugares centrales.

 

04

Las murallas castreñas en las montañas del Noroeste ibérico: Monumentalizando la colectividad en la Edad del Hierro

 

David González-Álvarez. Investigador postdoctoral, Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), CSIC, Santiago de Compostela (España); Visiting Research Fellow, Department of Archaeology, Durham University (Reino Unido). david.gonzalez-alvarez@incipit.csic.es

 

Durante el I milenio a.C. el área occidental de la Cordillera Cantábrica en el Noroeste ibérico asiste a la plena sedentarización de las comunidades que habitaban la región, iniciándose la Edad del Hierro. Durante casi mil años, hasta la extensión del poder romano y los cambios que ello originó, los castros constituyen el único modelo de poblamiento conocido en esta zona montañosa. Estos enclaves estaban habitados por pequeños contingentes de población con un modelo de subsistencia mixto agrícola-pastoril. Pese a su reducida escala demográfica, los castros están delimitados por imponentes murallas de piedra junto a profundos fosos defensivos. El carácter fortificado es así uno de los rasgos más destacados de estos poblados, lo que ha suscitado un amplio debate arqueológico: ¿Son los dispositivos defensivos reflejo de la jerarquización social de estos grupos? ¿Refieren a la importancia del conflicto y la violencia en su día a día? ¿Nos informan de la existencia de una elite guerrera? ¿Sirven, en cambio, como repositorio de la identidad de la colectividad? Esta ponencia repasará el estado actual de este debate atendiendo al registro arqueológico del área occidental cantábrica y explorará las conexiones entre estas discusiones y el estudio arqueológico de otros asentamientos fortificados como las pukaras andinas o los pa neozelandeses.

 

05

Conflicto o Control: El caso de los Pucaras en la Quebrada de Humahuaca, Jujuy, Argentina»

 

Pablo Adolfo Ochoa. Instituto Interdisciplinario de Tilcara, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires (Argentina). E-mail: pabloadolfoochoa@yahoo.com.ar

 

En la Quebrada de Humahuaca, Jujuy (Argentina)desde comienzos del siglo XX los sitios arqueológicos emplazados en altura sobre la cima de los cerros, en peñas, angostos o en mesetas ubicadas en las faldas de las montañas han sido denominados Pucaras. Sin embargo, estos sitios homogéneos desde el discurso arqueológico tradicional, no solo han sido edificados con la intensión de cumplir distintas funciones, sino que además, se han diferenciado por su tamaño, diseño de planta, emplazamiento en el paisaje y hasta por la monumentalidad de su arquitectura. En esta contribución, se propone acercarnos a esta problemática a partir de la revisión de los criterios que durante el siglo pasado contribuyeron, a la conceptualización y caracterización de este tipo de sitio. En este sentido, a partir de los datos obtenidos durante las investigaciones desarrolladas en sector central de la Quebrada de Humahuaca, se discute, reflexiona y evalúa la utilización de nuevos criterios de análisis, que brindan la posibilidad de obtener una nueva caracterización de estos sitios emplazados en altura. De esta manera, se pretende contribuir en este simposio con la problemática en cuestión, vigente en la actualidad y compartida por las distintas sociedades que se desarrollaron en los Andes Centrales y Meridionales durante los períodos Medio y de Desarrollos Regionales.

 

06

En torno a la redefinición de los pukara. Organización y consolidación del Pucará de Tilcara (Jujuy, Argentina)

 

Clarisa Otero. Instituto de Ecorregiones Andinas, CONICET-UNJu; Instituto Interdisciplinario Tilcara, FFyL-UBA (Argentina). clarisaotero@yahoo.com.ar

María Clara Rivolta. Facultad de Humanidades, UNSA / Instituto Interdisciplinario Tilcara, FFyL-UBA (Argentina). E-mail: rivoltaclara@gmail.com

 

En los Andes, la caracterización de los pukaras o fortalezas se sustentó en la identificación de rasgos constructivos y de emplazamiento, cuya arquitectura defensiva e instalación en altura resultaron los aspectos más relevantes al momento de analizar los procesos sociales que operaron en ellos. El Pucará de Tilcara, constituye uno de los asentamientos prehispánicos más icónicos de la Argentina, por su valor patrimonial e histórico que fue tempranamente definido como pukara, a pesar de no poseer rasgos defensivos, más allá de su localización estratégica y de proporcionar una amplia visibilidad hacia el sector central de la Quebrada de Humahuaca. En los comienzos de la ocupación del sitio, la selección de espacios sobreelevados respondería a la necesidad de eludir los reiterados aluviones que llegaron a sepultar las ocupaciones Formativas localizadas en el fondo de valle, especialmente en el poblado prehispánico de Tilcara. En este sentido, los factores ambientales pudieron jugar un papel fundamental en la relocalización de sitios, siendo seleccionados como emplazamientos iniciales, los faldeos de sectores sobreelevados. Es así que, alrededor del siglo XIII, se configuraron las primeras instalaciones en el Pucará de Tilcara, pareciendo con esto responder a procesos que quedaron por fuera quizás de instancias bélicas. A partir del siglo XIV, la dinámica poblacional en el sitio presentó cambios sustanciales, llegando a consolidarse con la dominación incaica, mediante una traza edilicia sumamente compleja. De allí que el objetivo de esta contribución sea analizar y debatir, partiendo del caso representado por el Pucará de Tilcara, las causas que llevaron a afianzar éste y otros poblados similares en la Quebrada de Humahuaca entre los siglos XIII y XIV.

 

07

El Leviatán en las alturas: una aproximación estratégico-relacional a los asentamientos fortificados postromanos

 

Carlos Tejerizo García. Investigador Postdoctoral, Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), CSIC (España); Visiting scholar, Department of Anthropology, Binghamton University (Estados Unidos). E-mail: carlos.tejerizo-garcia@incipit.csic.es

 

El Imperio Romano supuso uno de los procesos de construcción imperialista más violentos y traumáticos conocidos en Eurasia a la hora de imponer una hegemonía cultural y política a una miríada de diferentes culturas locales. Su final en el Occidente Europeo tuvo como consecuencia la reacción, adaptación y resistencia de estas culturas a la hora de gestionar una nueva forma "post-imperial" de ser y estar en el mundo. Una de estas consecuencias fue la ocupación (o re-ocupación) de asentamientos fortificados en altura desde las que se desarrollaron las nuevas agencias sociales tanto de unas élites sociales necesitadas de conservar las tradicionales formas de explotación como de unas comunidades locales que vieron aumentadas sustancialmente su capacidad política en un contexto de gran cambio social. En este contexto, los nuevos Estados postromanos añadirían una nueva agencia que interactuaría dialécticamente con una compleja estructura social en la que las ocupaciones fortificadas serían un punto performativo fundamental para el desarrollo de los conflictos sociales. En esta comunicación se realizará una aproximación estratégico-relacional, al modo propuesto por el teórico estructuralista Nicos Poulantzas y la interpretación que de esta teoría desarrolló Bob Jessop, a los asentamientos fortificados postromanos como espacios de conflicto social en el que las distintas agencias sociales, con especial incidencia del Estado, tuvieron un punto de encuentro espacial y material.

 

08

Poblados fortificados, sistemas agrohidraulicos y paisaje: el caso de Topain (Desierto de Atacama, Chile)

 

Andrés Troncoso. Proyecto CONICYT USA 2013-0012 (Chile). atroncos@gmail.com

Diego Salazar

César Parcero Oubiña

Frances Hayashida

Pastor Fábregas

Xurxo Ayán

Mariela Pino

César Borie

 

El poblado fortificado de Topain se encuentra ubicado en la subregión del Loa, II región Chile, y se caracteriza por presentar un sendo complejo arquitectónico tradicionalmente interpretado como pucara y que se asocia con un extenso complejo agrohidráulico compuesto por terrazas, puestos de observación, canales, acueductos y represas, el cual fue construido y estuvo en funcionamiento durante el período Intermedio Tardío.

En esta trabajo evaluamos como las dinámicas arquitectónicas, agrícolas y de manejo del agua articularon con la reproducción social de una comunidad corporativa dentro de un esquema cosmológico en el que se integraban como actores fundamentales de este proceso al menos 3 actores no humanos: cerros, agua y cobre. Estos resultados permiten ingresar a comprender parte de la compleja dinámica de la vida social asociada con estos asentamientos, a la par que evaluar y discutir como se integran las tradicionales propuestas sobre el conflicto durante el Intermedio Tardío al momento de incorporar otro tipo de eviencias para pensar la vida social en este tiempo. A través de lo anterior, no buscamos generar una simple dicotomía entre las hipótesis de violencia y ritualidad que se reconocen en ocasiones en la bibliografía, sino, por el contrario, dar cuenta de la complejidad del fenómeno de los pukaras y su naturaleza multidimensional.

 

09

Las fortalezas rituales. Una crítica y aproximación al fenómeno de las pukaras durante el Intermedio Tardío (ap. 1100 – 1450 d.C.) en el Altiplano central de Bolivia

 

Juan Villanueva Criales. Museo Nacional de Etnografía y Folklore; Carrera de Arqueología – UMSA, La Paz (Bolivia). juan.villanuevacriales@gmail.com

 

Los asentamientos fortificados o pukaras del altiplano actualmente boliviano, suelen ser interpretados por la arqueología local como sintomáticos de que las sociedades del Intermedio Tardío (ap. 1100 – 1450 d.C.) vivieron sumidas en el conflicto. Esta interpretación se alimenta tanto de la concepción del tiempo de enemigos o auca runa en crónicas coloniales como la de Guamán Poma de Ayala, como de las narrativas construidas por la arqueología nacionalista y la procesual, donde la unificación imperial de Tiwanaku –a veces sugerida como una “pax Tiwanaku” es seguida por un período barbárico de confrontación. Las pukaras, en ese entendido son vistas como correlatos de sociedades “simples”, “pastoriles, móviles y violentas”.

Este trabajo revisa el caso de los asentamientos fortificados del altiplano central de Bolivia, su ocurrencia en relación con otros asentamientos y recursos del entorno, y especialmente sus características ceremoniales en términos constructivos y de vinculación espacial con torres funerarias o chullpares. Esencialmente, se sugiere que el fenómeno de asentamientos fortificados no es totalmente ubicuo en este tiempo y lugar; que su forma e intensidad varía al interior de esta región; y que le belicosidad andina debe entenderse dentro de un marco valorativo que excede la pura funcionalidad militar.